j-1024x514

¿Cuáles son los tipos de vidrio para ventanas más comunes y cuál es el mejor para tu hogar?

Si estás pensando en renovar los espacios de tu casa u oficina, es probable que estés evaluando la posibilidad de instalar ventanas nuevas. Esto abre todo un mundo de posibilidades, ya que necesitas elegir estructuras resistentes, durables y fáciles de limpiar. Una vez que empieces a buscar opciones, notarás que existen muchos tipos de vidrio para ventanas. ¿Cuál es el más adecuado para ti?

Suponiendo que elegiste los perfiles de Confort de PVC debido a sus múltiples beneficios, sigue la elección del vidrio de tus nuevas ventanas. Es un mercado bastante amplio, en el que dispones de vidrio templado, laminado, de doble acristalamiento, flotado, low-e, entre otras variedades. No es que uno sea mejor que el otro necesariamente. En realidad, depende mucho de tus espacios y las necesidades que desees cubrir.

En cualquier caso, recuerda que la elección del tipo de ventana no es un asunto menor -como algunos creen-, ya que el tipo de cristal que elijas será clave para definir el grado de aislamiento, resistencia, insonorización, temperatura y seguridad de tu hogar, entre otros factores.

Tipos de vidrios para ventanas

Como indicamos líneas arriba, el mercado está lleno de alternativas de vidrios, y tu elección debe estar basada en el tipo de uso que desees darle. Te invitamos a ver los principales tipos de vidrios para ventanas:

Vidrio flotado

Es probable que también lo encuentres con otros nombres como vidrio monolítico, vidrio plano, vidrio recocido o vidrio simple. Y es que, como puedes intuir, es el cristal en su forma más básica. El término “flotado” hace referencia a que es una hoja que todavía no ha sido tratada, que se hace flotar sobre estaño fundido, creando un panel liso pero delgado.

Este tipo de vidrio incoloro es el más económico. Carece de propiedades aislantes y, si se llegara a romper, los fragmentos simplemente caerán desparramados. Naturalmente, no es un vidrio que recomendemos para la fachada de tu hogar, pero sí en espacios interiores, como vitrales decorativos.

Vidrio laminado

Si tu prioridad es la seguridad y requieres de ventanas resistentes, el vidrio laminado es una de las opciones más recomendadas. Se fabrica mediante la fusión de dos paneles divididos por una hoja de butiral de polivinilo en la parte central, que tiene la capacidad de retener todos los fragmentos en caso de rotura.

Tal como detallamos en este artículo, el vidrio laminado ofrece múltiples beneficios como seguridad, aislamiento acústico, emisiones reducidas y permite una gran variedad de diseños. Este material es muy común en los vehículos, ya que previene cualquier daño potencial a sus ocupantes.

Vidrio templado

El vidrio templado es una versión fortalecida del vidrio flotado, que alcanza una resistencia hasta cuatro veces mayor. Se obtiene después de realizar un tratamiento térmico sobre el vidrio simple, colocando las superficies superiores en compresión y las internas en tracción, haciendo que sea más fuerte ante los impactos.

Si bien el vidrio templado es lo suficientemente fuerte para cortarlo, todavía es posible que se rompa si se golpea con demasiada. Pero, si esto llegara a ocurrir, las piezas serán más pequeñas y menos peligrosas. Este material de seguridad es recomendado en ventanas grandes o que se encuentren cerca de un área concurrida.

Vidrio de doble acristalamiento

Conocido también como Doble Vidrio Hermético (DVH) o simplemente vidrio insulado. Más que una ventana, son un completo sistema de sellado, que logra una barrera efectiva que aísla la habitación de las condiciones climáticas y del ruido exterior, lo que favorece el ahorro de energía en climatización y sistemas para eliminar la condensación de humedad.

El vidrio de doble acristalamiento puede estar compuesto por cristales laminados o templados, que puedes elegir según lo que necesites. Mientras más grueso sea el vidrio, mayor protección brindará. Ingresa aquí para conocer más detalles sobre este tipo de ventanas y sus beneficios.

Vidrio Low-e

El término “Low-e” significa baja emisividad. Este tipo de vidrio es uno de los grandes avances de este siglo, y su principal objetivo es el cuidado del medio ambiente. Debido a sus características, ofrece un alto nivel de aislamiento térmico, pero al mismo tiempo deja pasar una buena cantidad de luz. Se suele utilizar en tragaluces, ventanales o vidrios interiores.

Este tipo de vidrio es muy efectivo bloqueado los rayos ultravioleta que dañan la piel y destiñen materiales, lo que supone una gran ventaja durante el verano. No obstante, en invierno te ayudará a mantener el calor dentro del hogar. Es posible instalar ventanas Low-e nuevas o colocar revestimientos a las ventanas ya existentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctanos

Queremos  darte el mejor servicio posible, por ello queremos ayudarte en lo que necesites. Solo deja tus dudas o comentarios y nosotros te responderemos en la brevedad.

¿Necesitas ayuda?